Toponímico



En la relación del año 1576 se dice, en cuanto al nombre de nuestra villa: "... creese que se llama Villarrubia porque mucha parte del pueblo y tierra que confinan con él es colorada". Así es, Villarrubia es tanto como "Villarroja".

En cuanto al apellido de Santiago, porque ya en el 1204 tiene fuero dado por los maestres de Santiago. Se conserva el topónimo Pozo de Santiago.

 El actual callejero ayuda muy poco al conocimiento del pasado: se conservan algunas calles con valor geográfico, como Ronda del Pozo, Camino de la Hontanilla, Costanilla del Pilar, Paseo de las Acacias. Con valor histórico antiguo, tenemos: Pozo de la Nieve, Travesía de la Montera, Avenida del Hospital, Eras del Cristo, Pasión, San Bartolomé, Travesía del Calvario, entre otras.



Tenemos varios hidrónimos referidos a fuentes: del Pozuelo, Hontanilla de Periguellas, Nueva, Vieja, Pilar. También de pozos: de las Robledizas, de las Rodas, de los Aborcados, Chacanar, Verde, Verde de los Cerrillos, Pozuelo de la Venta Vieja, de Santiago, cañada de los Charquillos.

Encontramos varios fitónimos: Valdehiguera, Arroyo de las Rosas, Casa del Soto, Casa del Chaparral, Camino del Carrascal, Camino del Olmo, Vallejo del Moral, Pozo de las Robledizas, Bayuncal. Este es muy interesante, derivado de bayunco, que es tanto como "juncia, bayón, anea o espadaña". Senda de Las Viñuelas.

Hay un paraje, al sur del término, conocido por Mergoso, derivado de mergus con significación de "sarmiento que se mete en la tierra o "acodado del sarmiento"; esto ya se cita por el agrónomo hispanoromano Columela que vive en la primera mitad del siglo I, en su tratado de Agricultura. No olvidemos que el pago de Mergoso se dedica al cultivo del viñedo. En este caso podría significar "sarmientejo o sarmientillo".

También tiene interés el fitónimo Valdajos, sincopación de val de ajos "valle de los ajos". Junto e éste, otros valles recogen la toponimia: Valdehiguera, Valdejuelos, Valdelaguía, Vallejo del Moral.

Las alusiones ganaderas son frecuentes: Cabaña, Cañada, Chozos y corrales, así tenemos varios topónimos referidos a cañadas: de los Charquillos, de Villalba, de las Cañadas. En cuanto al nombre de chozos encontramos el de Colaco y el de la Cañada. Colaco pudiera significar "rabillo" . Una de las características del término de Villarrubia es la frecuente alusión a corrales para el ganado, al mismo tiempo que sirven para indicar los diferentes pagos. Vamos a enumerar algunos: de los Toros, del Ejido (lugar de pastos comunales), de Casa Blanca, de la Clementa, de Tiempo Bueno, de las Calderuelas, del Castellar, de la Planta, de los Moreros (en su significación de "moral"), de Cuevas, del Lobo, de los Aguilares (pueda ser apellido o también "lugar de águilas"), de Doña Clara, de Tizón, de Bartolo, de la Seca, de Mamerto, del Camino, del Hendillo (con el significado de "cortar"), de Marcos, del Señorito, de Guardamas, de Lucas, de Zúñiga, de Pineda, aunque se han nombrado veinticinco habrá sin duda muchos más.

También se anotan sótanos, uno llamado Careño, con dos posibles acepciones: "vaina de las legumbres" o "algo que está podrido". Siempre son de interés los nombres de los caminos por lo que suelen revelar: La Calzada, La Calzadilla, que indican el paso de una vía o camino romano. Camino del Asaetado, sin duda alguno que fue sometido a ese suplicio; camino de Malbares, mención a "malas" tierras "albares", o "blancas", calizas o yesosas. Camino del Platín con la significación de "plantío" o "plantar". Camino de las Arnas, esto es "de las colmenas". Otros caminos tienen nombres muy expresivos, como Carrera, Carrerón, Carretas, cerrillo de los Carros, de la Herradura Camino del Lugar de los Moros, de San Cristóbal (patrono de los caminantes), camino de las Hormas, vocablo que pudiera derivarse de hormazo, con la significación de "molde", "horma", "forma", pero también significa "quinta con huerta y jardín". Camino del Molán, aumentativo de mola, mole, con significado de "grande". Por último Caminos del Goloso y de los Palacios.

Por nuestro término pasa la Senda Galiana significando "cañada, en lenguaje de los pastores", "camino de los pastores por sus antiguas sendas". Tiene vigencia ya antes del siglo XIII.


El vocablo Villoria es un despectivo derivado de villa, que es lo mismo que "villorrio". Villandín, escrito también Villafanín, Villahandín, se escribía en el siglo XVIII Villa Sandín, en este caso referido a un Satuminus, nombre que figura en el santoral mozárabe con el apellido de Saturnino de Tolosa, uno de los siete varones apostólicos de La Galia. Ya se le da culto en la España visigoda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario