Vestigios Romanos



 A medida que nos adentramos en los caminos de la historia, los datos y testigos aumentan y en este caso se multiplican. Tal sucede cuando llegamos a la época de la dominación romana.
Los mismos nombres de parajes y caminos que en el devenir de los tiempo aún se conservan, hacen clara referencia a la estancia y paso de este pueblo, que dejó tantas huellas de su gran cultura por todos los rincones del suelo Ibérico.

Los nombres de Camino de la Calzada, Camino de la Calzadilla, la Senda Galiana, Villoria, etc, evocan el recuerdo de la presencia de los romanos. En las inmediaciones de la actual Villarrubia, camino de la fuente vieja, frente al cementerio, se han recogido algunos fragmentos de cerámica de terra sigilata hispana y algún trozo de molino romano.


Por otro lado, hace unos cuantos años (1981) aparecieron unas tumbas, pertenecientes sin duda a un pequeño cementerio romano, en la ribera del Tajo, en las cercanías de las minas de sulfato que, desde hace muchos años, se vienen explotando bajo el Castellar. Esto hace suponer la existencia de una pequeña población romana en las cercanías de aquel lugar. ¿Se trataba de uno de esos puestos militares que los romanos iban dejando en los puntos más estratégicos con el fin de consolidar sus conquistas o de abastecer y facilitar el paso de las legiones, o se trataba más bien, de una de tantas mansiones que se iban estableciendo a lo largo de las calzadas y vías romanas?. Desde luego el lugar era ciertamente estratégico para defender y vigilar el paso del río Tajo.
No hay que olvidar que el Tormón está muy cerca y desde él se divisa una vasta extensión de la margen derecha del río. Por otro lado, se ha podido constatar que en ambas márgenes existieron lo que podríamos llamar quintas romanas, fundadas por los nobles romanos aprovechando la natural riqueza y fertilidad de aquellas vegas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario