Nuestras minas



Minerales: Sal, Glauberita y Thenardita.

Geológicamente pertenecen al mioceno lacustre, o sea, depósitos lagunares de la meseta correspondiente a la época Terciaria.

Los datos más antiguos se encuentran en la biblioteca del IGME (Instituto Geológico y Minero de España), donde vemos que las Salinas de Villarrubia de Santiago, pertenecieron en tiempos a los Caballeros Templarios. Durante milenios el negocio de la sal representaba rique­za; y si por algo se caracterizaban estos caballeros era por sus buenas dotes de comerciantes, llegando a ama­sar grandes fortunas y mucho poder.
                                      
Según la opinión de expertos en el tema, es una posi­bilidad muy razonable, que el apellido de nuestro pue­blo, Santiago, esté relacionado con las Salinas, pues estas al desaparecer la Orden del Temple pasaron a ser propiedad de la Orden de Santiago.
Igualmente es razonable y se puede decir que el nombre de nuestra parroquia, San Bartolomé, y el nombre del paraje, que conocemos como San Bartolo, se lo debamos a los Templarios, ya que la advocación a este santo, es propia de dichos caballeros, incluso La Cueva de la Hiedra tiene claros rasgos templarios. Estos personajes dejaron notables huellas de su paso por nuestro pueblo.

La Orden de Santiago, hace donación de las salinas al rey Felipe IV, for­mando desde entonces parte de la corona.


                                     Vista de El Castellar desde el paraje donde hoy está la mina - 1940


Más tarde el químico alemán Juan Rodolfo Glauber (1604-1668} descu­bre las propiedades medicinales del sulfato sódico, conocido más tarde como Sal de Glauber (Glauberita), descubierta en Villarrubia de Santiago. Nuestro pueblo es conocido en el mundo por el hallazgo de este mineral en sus tierras.
                                                    
Años más tarde, en 1699, aparece la enfer medad llamada "Cólico de Madrid", considerada como francamente penosa para las personas que la padecían, haciendo estragos en la población de esta ciudad.


                                      Detalle de la galería

La Glauberita, fue un medicamento que jugó un gran papel, a la hora de combatir esta enfer­medad, por su poder laxante, suave e inofensivo.
La explotación de nuestras minas, ha sido bastante irregular, pero no obstante no dejan de aparecer dados curiosos, como que en el 1756 en el catastro del Marqués de la Ensenada, se habla de las salinas de Villarrubia como "Salina Pérez" propiedad del rey, que produce 50.000 reales de utilidad.

Además de usarse en medicina, el famoso mineral de nuestro pueblo, también se emplea en la fabricación de finas porcelanas, tan importantes para los gobiernos de la época. Así a finales del s.XVIII y principios del XIX se IIevaban sales de Villarrubia de Santiago a la antigua Fábrica de Porcelana del Buen Retiro, para mezclarlas con el caolín y así obtener una fina y valiosa porcelana.

En el 1808, Dumeril (famoso naturalista francés) recoge muestras del mineral de Villarrubia y Brongniat, ingeniero de minas y director de manufac­turas Sevres (conocida porcelana francesa) lo describe. El interés de estas per­sonas por este mineral, era con su ayuda conseguir una buena porcelana.
                                                         Glauberita
                                                         Thenardita

Tal era la competitividad que existía entre España y Francia, que una de las prioridades de Napoleón cuando llegó a Madrid con sus tropas, fue des­truir la Fábrica de Porcelana del Buen Retiro.

Y por último, y no por eso menos importante sino, todo lo contrario, hablamos de la Thenardita. Este mineral debe su nombre al ingeniero francés Thenard que fue quien lo descubrió en Espartinas en 1826. Se trata de un sulfato sódico anhidro el cual se presenta en color blanco y azul, siendo este último color el de mayor pureza. Este mineral también se extrae de las entrañas de nuestras tierras, y su pureza es extraor­dinaria e inigualable, así mismo es la única mina de este mineral que tenemos en España, siendo declarada en la Exposición Internacional de Londres, en 1927, como una de las más importantes de Europa.


Plano de la mina "La Victoriosa" 1887

En el año 1872 las minas de Villarrubia de Santiago se vendieron en subasta pública, siendo su comprador don Manuel Sotomayor. A partir de aquí existe un registro de minas donde podemos ver los nombres de distintos yaci­mientos de nuestro pueblo

Mina Perla del Tajo - 1879
Mina Segunda erla - 1879
Mina La Victoriosa - 1887
Mina Virgen del Castellar - 1896
Mina Sulfatara de Valdajos-1899
Mina La Concha-1900
Mina Pilar y Aurelia- 1901
Mina San Claudio

Después de este registro no aparecen más datos de las minas de nuestro pueblo, hasta los años 40 que llega al pueblo una empresa interesada en explotar las minas, pero no lo consiguen por falta de medios y presu­puesto.
Ya en el año 1947 llega la empresa APROSA, que comienza la explotación con más éxito que la anterior, seguidamente USE, FORET y ya en nuestros tiempos SAMCA.

Los filones de los minera­les de Villarrubia están consi­derados como inagotables.


Vista general del complejo. Al fondo el Santuario de Ntra.Sra.


Decantador de Kestner

                                       Año 1950

1 comentario:

  1. Enhorabuena por el Blog. Lo he encontrado por casualidad en Facebook y me ha encantado. Te felicito por compartir la historia de nuestro Pueblo tan bien documentada. Un saludo.

    ResponderEliminar