Un Villarrubiero en la campaña de la guerra de Cuba (Antonio 1874-1937)

Por: José Navacerrada de Loma
Extraido del libro de Fiestas Patronales 2011


Con el paso del tiempo, no sólo las personas sino los hechos que les rodearon, pasan totalmente al olvido, como si hubieran desaparecido.
Yo quiero con estas líneas, traer un poco al recuerdo de nuestros paisanos, algo de la vida de mi abuelo materno Antonio. Creo que su paso por este mundo hubiera sido tan normal y monótono como la de cualquier otro pueblo, pero en su vida se cruzó un hecho muy importante y definitivo.


Nació mi abuelo el día 17 de enero de 1874 en Villarrubia de Santiago, hijo de Emeterio y de Benigna.

En 1893 fue alistado y clasificado como soldado.
El servicio militar de aquella época era de "aupa". Hasta 12 años pasaban hasta la licencia absoluta.

Se incorporó al ejército en marzo del 1894 en el Regimiento Zaragoza de Madrid, hasta el 21 de agosto de 1896, tras unos meses en Béjar. Y aquí comienza su aventura.

El 23 de ese mismo mes embarca en Santander para Cuba. El día 5 de septiembre llega a la Habana y destinado a prestar operaciones de campaña en la Trocha de Jácaro a Morón. En Octubre de este año le destinan a Cienfuegos, para entrar en operaciones en la provincia de Santa Clara.
 
Presente en diversas operaciones, días y días, meses y meses hasta finales del año 1898. Operaciones en tantos sitios y lugares que sería prolijo enumerar.
Según mi abuela, pasaron muchas calamidades, comer a veces tan solo caña de azúcar y los huevos de las tortugas.


Por fin la vuelta a España. El día 28 de diciembre embarcan para Cádiz, donde desembarcó el 15 de enero de 1899 y marchó hacia casa donde llegó el 17 de enero. Día de San Antonio Abad. Cumplía ese día 25 años y era su santo.

Una mili de 6 años y de ellos 3 años en Cuba, batallando entre selvas, cauces malolientes, lagunas, plantaciones de caña y arroz y zonas pantanosas. Pasando hambre y calamidades. Se necesitaba una fortaleza física y de espíritu fuera de lo normal, lo que no evitó que llegara con el estómago destrozado para el resto de su vida.
Perdió muchas cosas ¡Hasta la novia! Lógico. Aun así, vivió hasta los 63 años. Murió durante nuestra guerra civil.

Mucho se perdió en Cuba, como se dice vulgarmente. Sí, se acabaron los dominios españoles y tantas cosas, muchas muertes y muchas vidas rotas.
Sólo quiero un recuerdo por lo que hubo que pasar, como otros miles de soldados españoles que le acompañaron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario