Los apellidos de Villarrubia





En la Carta Puebla o de la Fundación de Villarrubia, figuran las primeras formas de ser nombrado nuestro pueblo. En el mismo precioso e importante documento suceden a los villa ruvia, los vila rubia, y lo más extraño: villa ruvia de la calzada. Es evidente la confusión que reinó con el nombre en el momento de su fundación, incluso con la ortografía, hasta llegar a fijarse el definitivo Villarrubia de Santiago.


En la Relación de Felipe II, de 1576, se dice: «...créese que se llama Villarrubia porque mucha parte del pueblo y tierra que confina con él, es colorada». Que es tanto como decir Villarroja, o Villarrosa.

Ya antes de ser redactada la Relación de Felipe II, el apellido Santiago le es dado a Villarrubia, según el historiador Jiménez de Gregorio, en el 1204, por los maestres de la Orden de Caballería de Santiago, con sede en Uclés. Sin embargo, en la Carta Puebla, fechada en el 1207, es decir, tres años después, esos maestres de la Orden de Santiago, o sus sucesores, hablan de villarrubia de la calzada. De la calzada, porque el término municipal de Villarrubia lo atravesaba una calzada romana que, con la caída del Imperio y el consiguiente abandono, quedó prácticamente borrada, y ya casi ni se sabe por donde entraba ni por dónde salía, ni el trazado exacto que tuvo.

La simplicidad de la lógica actúa a lo largo de los siglos, y al color de la tierra, que está a la vista, se le añade el sonoro nombre de la Orden a la que, como encomienda, pertenece Villarrubia.

El azaroso, titubeante recorrido del nombre de Villarrubia de Santiago a lo largo de su historia, pasó por otro trance de confusión, al ser utilizado el de Villarrubia de Ocaña. Así figura en el Real Monasterio de San Zoilo, en Carrión de los Condes (Palencia), al referirse al lugar de nacimiento del que fue su abad, el ilustre villarrubiero Diego Sánchez Maldonado. Incluso se ha llegado a escribir Villarrubia junto a Ocaña, que hay que tomar, más que otra cosa, como dato informativo, para hacer más fácil su localización, teniendo en cuenta la existencia en La Mancha de otros pueblos con el mismo, o parecido nombre.

También interesa anotar la denominación Villarrubia de Uclés, nombre utilizado por la encomienda de Uclés y cuyo texto parcial he incluido en el capítulo "La Encomienda, el Priorato y la Villa de Uclés en la Edad Media (1174-1310)"


"......Por último se anexionó el convento de Uclés en el siglo XIII otro núcleo de propiedades al sur del Tajo y en su ribera, no lejos de Ocaña, formando un señorío que comprendió las localidades de Villarrubia de Santiago, Biezma y Villandín. Villarrubia, llamada en el siglo XVI Villarrubia de Uclés, está situada en el borde más septentrional de la Mancha, entre Santa Cruz de la Zarza, Villatobas, Ocaña y Colmenar de Oreja. Biezma y Villandín forman en la actualidad parte de su término; el primero de ellos poseía en el siglo XII un castillo, el segundo, situado a ambas márgenes del Tajo, se lo había anexionado parcialmente la encomienda de Uclés en 1185."



No hay comentarios:

Publicar un comentario