Cuevas artificiales del Hierro




Páginas 97 y 98

 ........Precisamente en frente de Los Castrejones se encuentra la finca de Biedma (Bethme de las crónicas medievales) en la vega del Tajo y al otro lado del río se halla el Castellar. Lugar donde hay una ermita de ese nombre y existió otro yacimiento del Hierro II. El yacimiento del Castellar se encuentra a 2.5 km. de los Castrejones, al otro lado del río Tajo, en su margen izquierda, ya en término de Villarrubia de Santiago, de la provincia de Toledo.

Se dispone igualmente sobre un frente de escarpe que se alza sobre la vega, en el espolón de la superficie de erosión terciaria compuesta por yesos y margas. La pared del escarpe alcanza los 50 m. sobre las arcillas de la vega. En este caso la superficie es algo mayor, en torno a las 7 Has. aunque no se puede precisar con exactitud, así como la posible existencia de un foso o una muralla en el lado Sur, por donde es accesible, debido a las fuertes alteraciones que ha sufrido el sitio. Estas alteraciones son efectuadas por la empresa que realiza enormes vertidos de yeso de la mina de sosa que explota bajo su suelo. También en la punta del espolón, donde hoy está la ermita y antiguamente estuvo el castillo que da nombre al lugar, la superficie se halla completamente alterada por las obras y desmontes para acondicionar un aparcamiento de coches.


Imagen - Cuevas bajo la ermita y el yacimiento del Castellar. Villarrubia de Santiago.Toledo. 1997.

Se tenían noticias de este yacimiento debido a los restos aparecidos en las diversas obras, cuyo paradero hoy se desconoce. En superficie se detectan las típicas producciones a torno con decoraciones pintadas o engobes jaspeados, bordes de “pico de ánade”, etc., pero los fragmentos se encuentran muy alterados.
Sobre la pared del escarpe que se orienta al Norte, se pueden descubrir todavía las entradas de dos cuevas de idénticas características a las de Castrejones, lamentablemente no se pueden visitar ya que lo impiden las instalaciones construidas hace tiempo para la mina de sosa, que cubren todo el talud y dificultan incluso la percepción de las cuevas. Según informaron algunos de los empleados que allí trabajan, hace años existían al menos media docena de cuevas que habían sido empleadas desde antiguo por los trabajadores de la mina, ignorándose la fecha de construcción de las cuevas. Las minas del Castellar se vienen explotando para extracción de sal desde el siglo XII. En este enclave del Castellar se han producido numerosos hallazgos en su mayoría furtivos o fruto de actuaciones de urgencia. Entre ellos se encuentran noticias de cerámicas adscribibles a Cogotas I, al pie del escarpe en la vega, junto a otros hallazgos del Hierro I sobre un alta terraza de conglomerados, 1 km. al Oeste de la ermita.....

 Página 109

Cuevas-vivienda todavía en uso en las afueras de Villarrubia de Santiago, bajo una “solapa” en 1996.

 Para leer el documento completo: http://www.laguardiatoledo.info/fotos/albums/userpics/10009/articulo_dionisio_urbina_sobre_cuevas_villapaloma.pdf