Los Mayos



Fiesta del Mayo Manchego en Villarrubia de Santiago

La tradición de los mayos está muy extendida en Castilla-La Mancha.

En Villarrubia de Santiago, cada año el 30 de abril el pueblo se reúne para cantarle los Mayos (dichos o estrofillas populares) en primer lugar en honor a nuestra patrona, a la Virgen del Castellar, en la puerta de la Iglesia Parroquial y seguidamente distintas bandas y agrupaciones recorren las calles del municipio, tocando instrumentos de pulso y púa: guitarras, laudes, bandurrias, etc y cantando a las damas del pueblo de casa en casa, las chicas reciben su mayo dedicado por el novio, a los amigos, a los representantes de estas agrupaciones, autoridades del municipio, etc, y en ellas ofrecen comida y bebida, tradicionalmente zurra, para agradecerle la visita a los invitados, tratando de conmemorar las antiguas rondas que hacían los mozos a las mozas antiguamente en la misma fecha.

1902 - Rondalla Villarrubiera con Ángel Pérez Trigo y amigos.

 1905 - Rondalla Villarrubiera con Isabelo Guerra y amigos.


1918 - Rondalla Villarrubiera 

La Festividad de los Mayos

Es una fiesta popular de orígenes ancestrales, no sólo en nuestra comarca sino en toda España e incluso en Europa. Se vincula su celebración con teorías mágicas y animistas de épocas prehistóricas.

Se trata de una celebración primaveral que según indican los estudios al respecto, se hacía coincidir generalmente con el primer domingo de dicho mes teniendo antiguamente connotaciones rituales totémicas a la divinidad primaveral o de los árboles; connotaciones que se han ido perdiendo con el paso de los tiempos.

La celebración de las “fiestas mayales” es común en muchos países de Europa donde existen variantes similares de la misma.

Todo parece indicar que las primeras manifestaciones de esta fiesta hay que buscarla en las antiguas civilizaciones de los fenicios y a los griegos quienes manifestaban su adoración a los dioses y lo que estos significaban en fiestas conmemorativas de exaltación de acontecimientos de especial trascendencia para ellos, como pudieran ser los cambios de estaciones.

Así por ejemplo, la fiesta “mayumea” fenicia exaltaba la primavera. Esas costumbres fueron asimiladas por nuevas civilizaciones prerromanas, como la celta, donde la festividad celta de Beltane marcaba el comienzo de la temporada de verano pastoral cuando las manadas de ganado se llevaban hacia los pastos de verano y a las tierras de pasto de las montañas.

Posteriormente, se cree que la tradición pasó a la civilización romana con la adoración de Maya, la diosa de la fertilidad y, de hecho, el mes de mayo toma su nombre en honor a ella en la mayoría de idiomas europeos.

LOS MAYOS EN ESPAÑA

Seguramente la tradición de plantar el Mayo sufrió variaciones con la llegada de la civilización árabe a los campos de Castilla, que introduce otro tipo de manifestaciones como son los cantos o rondas a la persona amada, denominados también “Mayos”. El Cristianismo asimiló multitud de fiestas paganas convirtiéndolas en celebraciones religiosas; los Mayos podrían ser un claro ejemplo de esta transformación: pasaron a ser una fiesta en honor a la Virgen María, si bien conservando al tiempo la finalidad de unir a la especie humana y procurar su fertilidad en las poblaciones. Así, en diversos pueblos de Castilla se canta el primer Mayo a la Virgen y después se recorre el pueblo cantando y tocando guitarras, laúdes y bandurrias durante toda la tarde-noche al objeto de que todas las mozas reciban un mayo dedicado por su novio o por sus amigos.

"Despierta si estás dormida
que te vengo a echar el mayo,
a los últimos de abril
y a los primeros de mayo.
Esos son tus ojos
luceros del alba,
que cuando los abres
la noche se acaba"

Bandurria con la que se suelen acompañar los rondadores para "Cantar el Mayo".

Otra variante de la tradición, es la puesta del mayo. Suele realizarse también la noche del 30 de abril al 1 de mayo en numerosos pueblos. El mayo es un tronco o palo alto (árbol de mayo) que se alza en una plaza o lugar público durante el mes de mayo y donde concurren los mozos y mozas a divertirse con bailes y festejos. La acción de poner el palo o árbol se denomina "la puesta del mayo", "colgar los mayos", "plantar el mayo" o incluso "pingar el mayo". En algunas zonas y durante épocas, los jóvenes competían por trepar por el árbol hasta llegar a la parte superior donde debían de coger una bandera, mientras las muchachas les animan desde abajo bailando y cantando en torno al árbol.

El árbol de mayo en un cuadro de Francisco de Goya

También, en muchas poblaciones de Castilla, se celebran "las Cruces de Mayo", con cruces adornadas de flores.




No hay comentarios:

Publicar un comentario