Benito Pérez Galdós - Episodios Nacionales

Seguro que todos conocéis los "Episodios Naciones" de Benito Pérez Galdós, pero es posible que no tengáis constancia de la referencia del autor a  Villarrubia de Santiago.




Colección de 46 novelas históricas de Benito Pérez Galdós publicadas entre 1873 y 1912 y organizadas en cinco series.

Los volúmenes relatan la historia de España del siglo XIX desde la batalla de Trafalgar en 1805 hasta el golpe de estado del general Pavía en 1874 y el gobierno de Cánovas del Castillo, a la vez que varias historias novelescas protagonizadas por los personajes de ficción que participan como actores en los acontecimientos históricos. Cuando sus protagonistas no pueden ser testigos directos de la historia, apela el autor a recursos varios a veces muy forzados, o a procedimientos indirectos como narraciones de testigos.

En la primera serie Galdós se sirve de Gabriel Araceli. Es éste protagonista y narrador en primera persona y personaje cercano en muchos aspectos a aquellos héroes de las novelas folletinescas que, tras superar una serie de difíciles pruebas, triunfan. La parte argumental que a él se refiere deambula por estimulantes pero anodinas tramas, sin profundizar ni documentar. El argumento se convierte así en un análisis del gran tema de la ascensión de la burguesía al poder. En el marco histórico, el autor selecciona acontecimientos señalados y se sirve de los testigos de los hechos para recrear ambientes, rememorar batallas y encuadrar las intrigas políticas para construir una serie activa, de guerras, de heroicidades, de voluntad y de optimismo. Galdós no parece tener los planes claros desde los primeros títulos, pero le va dando coherencia en el segundo y tercer episodios y convirtiendo su obra en otra mayor en la que la acción guarda una emocionante continuidad.


Es en esta primera serie de las cinco que componen los Episodios, más concretamente en el capítulo 5 de la novela "Bailen", donde el protagonista narra su paso por nuestro municipio:

"....Más allá de Noblejas y Villarrubia de Santiago, y cuando después de una larga jornada sesteábamos, apartados del camino, junto a la ermita del Santo Niño, se nos agregó un mozo que nos dijo llevaba el mismo camino que nosotros, y que desde entonces fue nuestro inseparable compañero."


Actividad y Gestión Municipal en los años 50 y 60



Como obras más importantes realizadas en los años 50 y 60 del siglo pasado, destacan:

CASA CUARTEL DE LA GUARDIA CIVIL.— Donación al Estado del solar en que éste fue construido, con la aportación en metálico además de 115.000 pesetas.


BASCULA MUNICIPAL Y HABITACIÓN PARA LA MISMA.—Fueron invertidas para su instalación. 120.000 pesetas.


CEMENTERIO MUNICIPAL. — Construcción del Mausoleo de los Mártires y pavimentación de las calles del mismo, con una inversión de 70.000 pesetas.

ALUMBRADO PUBLICO.— Instalación de puntos de luz fluorescente en la calle de José Antonio y Plazas del Generalísimo y de los Mártires: puntos de luz corriente en zonas de reciente edificación, por un valor de 95.000 ptas.

HOSPITAL MUNICIPAL.— Reforma de la Sala de Enfermos dotándola de moderno mobiliario e instalación de una clínica a base de material moderno y adquisición de un aparato transfusor de sangre.
Reconstrucción por completo de la Capilla del Santísimo Cristo de la Salud, cuya Imagen en talla de madera es obra del escultor D. Joaquín Larrañaga. con una inversión de 60.000 ptas.


FUENTE DEL POZUELO.— Construcción de un depósito y obras de saneamiento por importe de 50.000 pesetas, procedentes de la subvención concedida por la Diputación Provincial.

Depósito

DEPOSITO DE AGUA DEL CASTELLAR.— Por iniciativa de la Corporación Municipal se construye un gran depósito de agua, cuyas obras fueron satisfechas, casi en su totalidad, por las Minas del Castellar. El Ayuntamiento intenta durante varios años la repoblación forestal de aquellos parajes, llegando a colocar en un solo año 8.500 pinos y buena cantidad de árboles que, debido a la mala composición de las tierras y a las heladas surgidas, se perdieron en gran proporción.

SOLARES.— Adquisición de un solar en la carretera de la Estación para ensanche del Grupo Escolar por un valor de 10.000 ptas. y de otro en la Glorieta del Hospital por valor de 3.600 ptas.

VIAS PUBLICAS.—Ensanche de la calle de Jesús y María teniendo que derribar y construir un muro en edificio de propiedad particular, cuyos gastos ascienden a 15.000 pesetas. Pavimentación, con riego asfáltico, de la Plaza del Generalísimo, Calle del Dos de Mayo, Santiago, Serrano. General Mola, Héroes del Alcázar, Prim, Amargura, Pasión. Capitán de la Lastra, Comuneros, Nuestra Señora de los Dolores. San Antonio, General Primo de Rivera, Daoiz y Velarde, García Morato y terminación de la de General Mola.
A base de pavimento de piedra se acondicionaron las de Avenida del Hospital y empedradas con adoquín de granito parte de las de General Mola y Prim, construyéndose amplios vadillos del mismo material en el final de las calles Prim y Héroes del Alcázar en su confluencia con las de sus inmediaciones.
Fueron invertidas 900.000 ptas, aportándose por el vecindario el importe correspondiente a la mitad del coste de la pavimentación con riego asfáltico, exclusivamente.
Reparación, con riego asfáltico, de la carretera de Chinchón a Madridejos, estando en vías de una pronta ejecución la de Ocaña a Tarancón.

IGLESIA PARROQUIAL — Fueron satisfechas aportaciones con destino a la construcción del nuevo Retablo Mayor, instalación eléctrica, adquisición de una campana, piso, Carroza de La Santísima Virgen y otras atenciones.

Retablo de la Iglesia. La verja de hierro.

NUEVO ABASTECIMIENTO DE AGUAS.— Las obras realizadas en este sentido consisten en la construcción de un pozo, galerías y bajada al mismo, por importe de 80.000 ptas.

SOLICITADA a la Beneficiencia Provincial de Madrid, la venta de una PARCELA DE TERRENO, en las inmediaciones de la población, para la construcción urgente de instalaciones deportivas y con ideas de en el futuro construir viviendas de bajo coste o incluso una piscina púbica o plaza de toros.

La HERMANDAD DE LABRADORES culmina la construcción, sin ayuda alguna, de un magnífico ALMACÉN no sólo capaz para resolver las necesidades de nuestro pueblo, sino de algunos de los limítrofes.

Las MINAS que llevan el nombre de Nuestra Patrona, merecen especial mención, pues a ellas se debe la eficaz solución del problema del PARO, susbsistente en la época de su instalación.

Surgen nuevos CENTROS RECREATIVOS y de distracción como Salas de espectáculos, bares, etcétera y la atrevida reforma de su único Casino donde 700 socios de la más variada condición social conviven en sus ratos de ocio, como horas antes lo hacen en el trabajo.

Cruz de los Caídos

Iniciados los años 60, existían varias aspiraciones a desarrollar:

MUNICIPALIZACIÓN de la Hidráulica de Villarrubia,S.A. y proseguir con los trabajos ya iniciados, de elevación y traída de las nuevas aguas.

ADQUISICIÓN de la casa situada en la calle de José Antonio, nº 9, para la construcción de un Mercado con sus modernas instalaciones tanto sanitarias como con sus servicios frigoríficos.

INSTALACIÓN del servicio de suministro de agua en el Cementerio Municipal.

CONSTRUCCIÓN de dos escuelas y dos viviendas para los señores Maestros, con la ayuda del Estado.

Otra aspiración la constituye la CONSTRUCCIÓN de una Nueva Casa Consistorial que además de embellecer la Plaza Mayor y que serviría para centralizar, en su planta baja, todos los servicios, tales como Correos, Grupos Sindicales, Vigilancia Nocturna, Evacuatorios públicos, etc.


Posteriormente, ya en los años 60, se alcanzan algunas de esas aspiraciones e incluso otras nuevas.

Puesta en funcionamiento del nuevo Servicio de Abastecimiento de Aguas procedente de la Fuente «El Soltadero». Para cuyo fin fue otorgada por la Diputación Provincial, con cargo al fondo de Cooperación Provincial, una subvención de 191.108 pesetas.

Abastecimiento de Aguas -El Sotadero


Aprobación por el Ministerio de la Gobernación el Plan Especial de Saneamiento para la Provincia de Toledo, el que, con referencia a Villarrubia, comprende las siguientes inversiones:
3.600.000 pesetas con destino al Servicio de Abastecimiento de Aguas (Red de distribución)
5.400.000 pesetas con destino a la instalación de alcantarillado.

Fuente pública junto a la báscula.


NUEVA CASA CONSISTORIAL
Por la Diputación Provincial de Toledo, y con cargo al Plan Bienal de Cooperación 1966-67, fue aprobado el proyecto de construcción de una nueva Casa Consistorial para nuestro Municipio, a cuyo efecto fue concedida una subvención, no reintegrable, de 750.000 pesetas.
Las obras harían desaparecer el viejo caserón del edificio del Ayuntamiento.





Fuente:Libros de Fiestas 1961-1964











Plaza Mayor




Plaza de planta rectangular con la mayoría de los edificios de tres plantas y correspondiendo a dos tipologías diferentes, una de carácter popular, con galerías porticadas de madera ligeramente vola­das en el tercer piso, balcones sencillos y bajos adaptados para el comercio, y el otro tipo compuesto por casonas de dos plantas y buhardillas de mampostería o piedra vista.

Fachada Este

Casería Popular en el lado Sur

Se mantienen mejoradas varias casas primitivas de dos plantas, a las que se añadió otra superior dotándola de galería con pórticos de madera enrasados con la fachada. Es una característica que perdura en los edificios modernos construidos con distintas fábricas.

La rectangular Plaza Mayor presenta la modalidad de levantarse en la esquina de uno de sus lados menores el edificio del Consistorio, cuyas dos plantas enrasadas remata el cuerpo del reloj con su campanil. 

Casa Consistorial

Como casi todas las plazas de la comarca, es una plaza amplia y con el suelo a un mismo nivel, ocupando una encrucijada de siete calles.


Es de mi intención destacar la casona del lado Oeste, "la Casa de los Lara", fachada labrada en piedra, para cuyo edificio tengo pensado un capítulo propio.

Caserío en el lado Oeste

No hace falta recurrir a los recuerdos de nuestros más mayores, ya que aún yo retengo vagos recuerdos de la plaza vacía, con la farola en el centro. Explanada que además de lugar de encuentro o mercado, era emplazamiento de circo, plaza de toros, atracciones de fiestas, actuaciones y un sin fin de utilidades más o menos de nuestro agrado.
La plaza se encontraba dividida por la carretera, pasando pues todo tipo de vehículos, como los autobuses que usaban la plaza como parada e incluyendo los camiones que durante muchos años y en gran número pasaban después de cargar en nuestras minas.

Plaza 1930

Procesión dela Virgen 1930

Antigua plaza de toros en la plaza 1942

Entrada de reses 1946

Camión de la mina junto a la farola 1955

Con el paso de los años, a la original plaza manchega, se la han ido añadiendo y modificando complementos:la fuente, el templete o kiosko de la música, bancos de piedra, árboles, tapando el original suelo de tierra por baldosas y restando otras como el peligroso paso de la carretera por un lugar de reunión y juegos.

Fachada del Ayuntamiento en la actualidad

Plaza en celebración 2016

Plaza en celebración 2016 -2

Vista Sur

Casa Lara






La Perla del Castellar

Aguas Mineromedicinales




Toda esta historia sale a la luz, gracias a un anuario que data del año 1929.


Anuario General de España (este es el nombre de esta guía). Está publicado por una editorial catalana «Anuarios Bailly-Bailliére y Riera Reunidos» S.A. En la página noventa y seis, nos encontramos el espacio dedicado a Villarrubia de Santiago. En él encontramos información, por ejemplo, de los habitantes que tenía nuestro pueblo, tres mil seiscientos setenta, además el nombre de su alcalde, párroco, maestros, etc. Junto con los anuncios de los negocios que existían en Villarrubia, carpinteros, buñueleros, corresponsales, etc. Pero el anuncio que más llama la atención es de las aguas minero medicinales «La Perla del Castellar» con su propietario Don Florestán Aguilar.

Don Florestán Aguilar nació en la Habana (Cuba) el 15 de abril de 1872 hijo de padres españoles.
Hizo sus primeros estudios en Madrid, trasladándose en 1895 a Filadelfia, cursando la carrera de «Doctor in Dental Surgery». Concluidos sus estudios vuelve a España, para instalarse en Cádiz, llegando a ser teniente alcalde.

Florestán Aguilar y Rodríguez 1872-1934

De vuelta a Madrid, pasa a ser colaborador en la clínica del doctor Highlands. Este señor era el dentista de la reina Mª Cristina de Habsburgo (su nombre completo era Mª Cristina Felicidad Deseada), segunda esposa de Alfonso XII.

Ya muerto el rey, en uno de sus paseos en tíburi por la Casa de Campo, la reina a consecuencia del frenazo, fue a golpearse contra el pasamanos delantero del carruaje, dándose un fuerte golpe en los dientes, los cuáles se movilizaron para gran disgusto de esta, pues como se ha dicho antes era lo más bello de su rostro.

Ya en palacio, ordenó inmediatamente que se llamara a su dentista el doctor Eduardo Highlands. Pero precisamente en 1898 este señor de nacionalidad americana se había ido de España, debido al ambiente enrarecido que reinaba entre los españoles, a consecuencia de la guerra entre EE.UU. y España, por la independencia de Cuba.

Informada de esto la reina, no duda en ponerse en manos de don Florestán Aguilar. Fue tal el éxito obtenido en el tratamiento del traumatismo, que la reina le nombra Dentista de Cámara, lo que le permitió introducirse en el restringido círculo de personas con influencia en palacio.

Le concedieron múltiples distinciones profesionales, tanto dentro como fuera de España, llegando a concederle el premio Miller (equivalente al Novel en Odontología).

Tuvo mucho que ver con la construcción de la Universidad Complutense en Madrid, hoy en día el aula magna de la Facultad de odontología de esta universidad se llama Florestán Aguilar.

Alfonso XIII 1876-1931

La relación con Alfonso XIII era sumamente estrecha a lo largo de toda su vida, hasta el punto que le sería encomendada por el Conde de Romanones la difícil misión de sugerirle que abandonara España. Además de esto Florestán se encargaba de pasar los comunicados entre el rey y Manuel Azaña, causa al final de bastantes problemas
políticos para él.

Muy agradecido al rey le concede el título de Vizconde de Casa Aguilar.

Florestán Aguilar y Rodríguez falleció sin descendencia el 28 de Noviembre de 1934.


Todo esto está muy bien, pero ¿y si hubiera dos personas con el mismo nombre? El catedrático de Historia de la Odontología de la UCM Don José Sanz asegura, que son la misma persona el ilustre odontólogo y el propietario de las aguas «La Perla del Castellar».

La segunda pregunta que surgía, era la siguiente, ¿por qué se interesó por nuestras aguas un personaje tan importante en el campo de la odontología, cuando las enfermedades que aliviaban las aguas y sales medicinales estaban relacionadas con el aparato digestivo y problemas de piel?

El doctor don Julio González Iglesias, profesor de Historia de la Odontología de la Universidad Alfonso X el Sabio, ferviente admirador de Florestán Aguilar y autor de trabajos acerca de este, está convencido de que el motivo que lleva a Florestán a interesarse por este agua, fue el ánimo de aliviar los síntomas de la enfermedad que padecía Alfonso XIII, el hepertismo.

Aguilar un polifacético, también se especializó en hidroterapia llegando a ser médico de baños.

Aconsejando al rey tomar baños a base de nuestra Thenardita medicinal, pues los resultados obtenidos de los estudios hechos a este mineral, demuestran que combate con efectividad las molestias tan desagradables que produce el hepertismo.

- Una curiosidad más: en la década de los cincuenta, se podía leer en un escaparate de una tiendecita en la calle Atocha de Madrid, un cartel que decía: "Se vende agua sulfurosa de Villarrubia de Santiago".


Para ampliar con algo más de información, añado el link del artículo ya existe en mi blog, donde se muestra la relación como defensor de las propiedades terapéuticas de las aguas minerales de Santiago Ramón y Cajal.

80.2- Historia de las aguas mineromedicinales en España

Santiago Ramón y Cajal 1892-1934






Los Riscos del Molar



Una joya geológica ignorada, olvidada o menospreciada. Un gigantesco testimonio de los tormentosos cambios experimentados por la Tierra en uno de los periodos más activos de su formación.

Vista panorámica

Estos riscos del Soto, apelmazados, tenebrosos amenazan continuamente con desprendimientos que aplastarían a cualquiera que se decidiese a acercarse a su base de más de doscientos metros lineales. Pero eso no sucede todos los días.

La distancia engaña. Contemplados desde lejos, es fácil hacer cuentas de su inocencia, pero vistos de cerca, su aspecto cambia. Tienen el encanto de lo monstruoso, de lo profundamente secreto. Son aterradoras.

Sus fantásticas formas no son comparables a nada en el territorio manchego. En apariencia sin vida, con su color y su estructura particulares, poseen una belleza hipnótica, capaz de retener la mirada de los amantes de los más extraños fenómenos naturales.

Los del Molar son unos riscos que forman parte lateralmente de la cuenca del río Tajo en su parte más llana, desde que abandonan el accidentado paisaje de la serranía de Cuenca. Al alcanzar la vega villarrubiera, el Tajo no encuentra dificultades para avanzar sin sobresaltos, recreándose con el reflejo en sus aguas de los árboles de sus márgenes, que ya no son de piedra, dejando atrás la estrechez bloqueadora.


Los riscos y el río, no muy distantes unos de otros, son los principales elementos que dan el atractivo que tiene esta zona. La explanada verde y llana de los maizales en primavera, cambiantes en intensidad y tonalidades cubre el espacio que media entre la movilidad continua del río y la inmovilidad de los riscos. En algún trecho, el río y los riscos recorren un camino paralelo que no les lleva al mismo sitio.

¿Cuál es el origen de la denominación Molar?  Hay quien supone que no se debe a su forma de dentadura, sino a la proximidad, en otros tiempos, de un molino de cereales movido por el agua encauzada del río.

El nombre tiene su importancia, pero inferior a como son estos riscos en la actualidad. Las mordeduras de los mares primitivos, los glaciares, las lluvias frecuentes y torrenciales, el contacto del aire huracanado, el calor han moldeado estos riscos tan espectaculares. Ante ellos se experimenta una excitación mezcla de entusiasmo y de miedo. Sólo los barrancos transversales, cubiertos de plantas, algunas sin catalogar botánicamente, tiene algo que podría definirse como risueño.


No obstante el desgarramiento tumultuoso de la masa de greda, tierra y espejuelo mezclados, en estos riscos perdura un considerable grado de armonía. El morro estratificado en vanas casas horizontales abre la serie de figuras que van sucediéndose en posturas difíciles hasta el final. Recuerda el cabezón de una esfinge. En su aislamiento, en su sufrimiento, si la piedra sufriera, puede reconocerse la acción demoledora de los agentes atmosféricos. La belleza del mojón natural, contemplado desde diferentes ángulos, es avasalladora. Aquí lo tenemos desde no se sabe cuándo y ahí lo tendremos quizás hasta que nuestro planeta deje de serlo.


Este morro, que trae a la memoria el de la desembocadura en el río del barranco de Villoría, con el chorro aumentado en forma de cascada de varios flecos. La réplica es un pedrusco de una pieza vertical, que se eleva monolítico sobre el resto. Es conocido con el nombre de "Morreón" y se asegura que los días despejados, invariablemente, su sombra coincide, como en un reloj de sol, con la señal horaria de la una.

Al atardecer, la luz desaparece lentamente de los pequeños barrancos que cortan los riscos de arriba abajo. La invasión de la oscuridad que esperan los murciélagos y las lechuzas, no alcanza todavía a lo más alto de los peñascos agujereados y resquebrajados. Presintiendo la llegada de la noche, bandadas de pájaros de las más diversas especies revolotean y se introducen a toda velocidad en sus nidos sin equivocarse. En algunos momentos, y según la orientación de los bloques pedregosos, sobre el gris de la greda y el color de la tierra común, los últimos rayos de Sol arrancan al espejuelo destellos de plata oxidada.